Terapia de protones

Centro de Terapia de Protones en Praga es de las instalaciones principales de salud en el mundo.

 

 

El objetivo del tratamiento es curar la enfermedad del cáncer y no dañar el tejido sano que lo rodea. En radioterapia, la terapia que mejor cumple con estas condiciones es la terapia de protones.

A pesar de los avances logrados por la introducción de métodos modernos de tratamiento, el cáncer sigue siendo uno de los mayores problemas de la medicina moderna. En los países desarrollados, aproximadamente 1 de cada 3 personas está afectada durante su vida por un cáncer, y 1 de cada 5 fallece por ello. En cuanto a la incidencia de los cánceres, la República Checa lleva mucho tiempo entre los diez primeros países del mundo.

Entre las formas más efectivas para el tratamiento del cáncer con un alto efecto terapéutico está incluida la radioterapia. En los países desarrollados, se utiliza actualmente en el 50-60% de los pacientes con cáncer y su representación en el tratamiento complejo está creciendo. De éstos, alrededor de un tercio de los pacientes con cáncer son tratados con radioterapia, y casi dos tercios de los pacientes, son tratados con radioterapia en combinación con cirugía, quimioterapia, terapia hormonal o terapias biológicas dirigidas.

La terapia de protones

La terapia de protones es un tratamiento altamente efectivo para la terapia de radiación del cáncer, debido principalmente a las propiedades físicas de los protones y de la dosis específica, medida con precisión dentro de los tejidos. Con este método se puede lograr una actividad antitumoral superior, menos daño en el tejido sano, un riesgo bajo de complicaciones después del tratamiento, la oportunidad de recuperarse más rápido, y una mayor calidad de vida en general.

En la radioterapia convencional se pasa una parte de la dosis ya antes del tumor. La radiación no sólo pasa a través del tumor, sino también por el tejido sano detrás del tumor. En la terapia de protones, la dosis máxima está transferida en el tumor, sólo una dosis mínima de radiación sale antes del tumor y nada de la dosis de radiación detrás del tumor. Esto hace que la terapia de protones sea más beneficiosa con el tejido sano que rodea el tumor.

 Las ventajas de la terapia de protones

¿Cómo funciona la radioterapia?
La radioterapia se realiza de dos maneras. La primera es la aplicación de un radioisótopo adecuado en la cavidad del cuerpo, o directamente en el tejido afectado por el cáncer. El método se denomina braquiterapia, y su uso está limitado por la localización anatómica del tumor y una pequeña operación con balanza de precisión. La braquiterapia tiene un uso bien definido, el rango de visualización es significativamente más estrecho en comparación con la radioterapia externa.

Mucho más común es la radiación externa, es decir, la radiación de una fuente externa, que se encuentra fuera del cuerpo del paciente. Actualmente, la radioterapia más ampliamente utilizada de forma convencional (clásica) es de fotones (utilizando un haz de radiación electromagnética), y radioterapia de núcleo sólido (helio, hidrógeno, carbono, neutrones). De estas partículas sólidas las más utilizadas en la práctica clínica son los núcleos de partículas con carga positiva del átomo de hidrógeno - protones.

¿Qué es la terapia de protones?
La radioterapia convencional de fotones tiene pérdida de energía continua en el tejido sano delante del tumor y al tumor mismo (dependiendo de la profundidad por debajo de la superficie del cuerpo) llega sólo una parte de esta energía. Para que sea el tumor destruido, pasa a través del cuerpo del paciente la radiación, que con mucha frecuencia daña el tejido sano, especialmente los tejidos altamente sensibles a la radiación (cerebro, médula espinal, pulmón, glándulas salivales, la mucosa gastrointestinal y tejido del tracto urinario, y sobre todo los tejidos del organismo infantil creciente). El precio de la eliminación del tumor por la radioterapia convencional puede ser relativamente alto en el sentido de cambios adversos tempranos y tardíos.

 

El volumen de protones pierde también su energía en los tejidos sanos delante del tumor, pero mucho menos, dependiendo de la profundidad por debajo de la superficie del cuerpo. El centro del tumor obtiene entre 70-80% de la energía del haz, aquí el haz está bruscamente frenado y traspasa sus efectos devastadores directos a las células cancerosas. Detrás del tumor baja el valor energético a cero. Los tejidos que se encuentran detrás del tumor en la dirección de movimiento de las partículas están completamente protegidos a diferencia de la radioterapia convencional. Dado que la tecnología actual permite la irradiación de haz de protones de muchas direcciones, y la radiación se puede modular bien (IMPT - Intensidad Modulada Terapia de protones), los órganos vitales cercanos al tumor pueden ser completamente protegidos contra los daños.

Las principales ventajas de la terapia de protones en comparación con la radioterapia convencional aún utilizada son:

  • Un daño mínimo en el tejido sano, con lo que se logra la posibilidad del tratamiento de los tumores cerca de los órganos vitales del cuerpo – completamente esencial en el tratamiento de los tumores infantiles.
  • Bajo riesgo de efectos secundarios durante y después del tratamiento de radiación y una recuperación más rápida de los pacientes después del tratamiento.
  • Focalización precisa del tumor y la máxima protección de los tejidos sanos y menor riesgo asociado de desarrollo de los tumores secundarios.
  • Alta probabilidad de erradicación de las células tumorales (cáncer), y una oportunidad para la supervivencia a largo plazo de los pacientes.
  • En última instancia, el ahorro de costes de la asistencia social y de la salud posterior de los pacientes sin curar o del paciente con los efectos secundarios significativos del tratamiento.

Přednosti protonové léčby 

 


 

 ¿Cómo funciona la terapia de protones?
 Echa un vistazo al siguiente video.